Evento terminado

Entradas para Presentación en Madrid del Disco de DULCE PÁJARA DE JUVENTUD (BCore Disc) + DOS GAJOS (Repetidor Disc)

Presentación en Madrid del Disco de DULCE PÁJARA DE JUVENTUD (BCore Disc)  + DOS GAJOS (Repetidor Disc)

Información adicional

Presentación en Madrid del Disco de DULCE PÁJARA DE JUVENTUD (BCore Disc) + DOS GAJOS (Repetidor Disc)

Información del evento

DULCE PÁJARA DE JUVENTUD presenta disco en Madrid!!!

Banda invitada: DOS GAJOS (León, Repetidor Disc)

Viernes 11 de mayo 2012 Madrid Sala Wurlitzer Ballroom

entrada 8,80€ Anticipada 10€ Taquilla

DULCE PÁJARA DE JUVENTUD

 

Amigos desde el jardín de infancia, Dulce Pájara de Juventud es una banda nacida en el cinturón industrial de Barcelona (el Baix Llobregat) que apuesta por las canciones épicas y psicodélicas a partes iguales. Con un ajustado equilibrio entre partes cantadas y desarrollos instrumentales (que la banda utiliza como campo de expresión de emociones), las composiciones del disco se te pegan a la piel como los mosquitos en setiembre.

La presencia de teclados expansivos, coros que no le hacen ascos a la épica y a los "uouoooos", y una sólida base rítmica nos traen a la cabeza a formaciones actuales como Deerhunter, Arcade Fire o Fang Island. Uno escucha “Gigalove” en el metro y no puede parar de subir el volumen y de golpear el suelo al ritmo que marca el bombo. El metro parece circular en línea ascendente y no horizontal; las canciones del grupo te miran a los ojos y te recuerdan que mañana saldrá el sol. En el alma del grupo parece habitar un contagioso deseo de liberación, ese soltar lastre que hace que la vida merezca ser vivida. Canciones que miran siempre hacia adelante, con un marcado tono de épica interior que retrata perfectamente la montaña rusa emocional que constituye la post-adolescencia. La emoción, el deseo, el desenfreno ("Dear Bruno"), el misticismo, el miedo ("The Fear"), la muerte ("Junior vs Death"), la tristeza, el amor ("Ani"), el desencanto... Toda esta paleta de emociones está presente a lo largo del disco (no en vano es Daniel Johnston -el pequeño gran emperador de la sinceridad emocional- uno de los referentes artísticos de la banda).

La acertada producción de Santi García realza la versatilidad expresiva de las composiciones de Dulce Pájara de Juventud. El grupo se muestra capaz de introducir diferentes instrumentos (teclados, cuerdas), líneas vocales y ambientación de todo tipo (genial el interludio instrumental “Nacer 3”, con las voces de un voladísimo telepredicador sudamericano sirviendo de crescendo), dando un colorido al conjunto que las distintas escuchas sin duda apreciarán.

El corte que abre esta colección de canciones, “Feel” es una invitación a saborear el mundo de los sentimientos y nos trae a la memoria a los Boo Radleys de “Giant Steps”. En otras partes del disco también encontramos algunos pasajes que nos sorprenden pensando en Flaming Lips o los primeros Mercury Rev (los buenos, vaya). El uso de melodías de corte psicodélico que hizo grande a estas bandas es una de las señas de identidad de Dulce Pájara. “Gigalove”, por ejemplo, es un inmenso globo de helio que sube para arriba sin parar, como en las mejores canciones de los Pixies. Ojalá todas las bandas jóvenes tuvieran la ambición, el descaro y el olfato rítmico y melódico de Dulce Pájara de Juventud.

 

DOS GAJOS

 

El vehículo que Dos Gajos pilotan es una improbable mezcla entre el tren de mercancías que pasaba por Bakersfield y Nashville, y el Opel que condujera Syd Barrett. Del primero aprovechan la tozudez del ritmo constante, el pizzicato de la guitarra… del segundo, el zanganeo residual de un tornillo suelto. Las maracas acompañan a tiempo el ritmo de la maquinaria, induciendo pensamientos en bucle a los tripulantes. Marc Ribot, Elizabeth Cotten, Beat Hapenning… mambo, calipso e incluso los 3 Sudamericanos.

Como voces en off, Juan Carlos Fernández (Penélope Trip) y Esperanza Collado (David Loss, Tumulto Dorado, Somadrone, Las Hermanas Diego) cantan letras ensimismadas, circulares. No describen una sola imagen, un solo paisaje o narración externa; más bien transcriben el rumor de un pertinaz monólogo íntimo plagado de elucubraciones e incertidumbres. Como en pregones de son cubano o en estribillos de canciones infantiles, las palabras se repiten, las frases reaparecen con leves diferencias. Las dudas se recrean sin resolverse, varadas en insalvables huecos de la personalidad. Especialmente notable es el modo en que Dos Gajos emplean la adusta voz de él y la precisa y brillante de ella, estableciendo una alternancia que, contra la convención, no sugiere una conversación entre dos personas: Aquí asistimos a la deriva afectiva de un único ente tratando de manejarse en una “sinrazón” en la que parece sentirse cómodo. Los cantantes son, en Dos Gajos, puntos de vista.

Con las mínimas herramientas sonoras, JC y Esperanza atraviesan la neurosis y el hastío adulto con humor, con un traqueteo saltarín e ingenuo. Toda una fórmula, solo igual a sí misma.

Javier Aquilué (Kiev Cuando Nieva, Tresestrellas)

También podría interesarte...